Centro de Estudios en
Biología Teórica y Aplicada

 

 

Población de flamencos altoandinos se mantiene por su capacidad de desplazamiento

Fuente: PIEB

Periódico Digital PIEB • 07-05-2012 Desde hace 20 años, la población de tres especies de flamencos altoandinos se mantiene estable debido a su gran capacidad de desplazamiento en la región, concluye un estudio que identifica al cambio climático, a la falta de regulación de operadores de turismo de la Reserva Nacional de la Fauna Andina Eduardo Avaroa en la zona de la Laguna Colorada, y a las comunidades campesinas aledañas, como las principales amenazas.

El estudio denominado “Desplazamientos locales y regionales de tres especies de flamencos” realizado por el Centro de Estudios en Biología Teórica y Aplicada (BIOTA), junto al Grupo de Conservación de Flamencos Altoandinos (GCFA), con el apoyo técnico y financiero del Zoológico de Atlanta y el Museo de Historia Natural de New York, revela el actual estado de conservación de los flamencos de James (Phoenicoparrusjamesi), andino (Phoenicoparrusandinus) y el chileno o austral (Phoenicopteruschilensis).

En el trabajo de campo también apoyaron la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa- REA y el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP). La bióloga e investigadora en este estudio, María Sol Aguilar, explicó que los censos realizados en los últimos 20 años, en las lagunas y humedales de Bolivia, Chile, Argentina y Perú, demostraron que la población de los flamencos se mantuvo estable a pesar de las amenazas en este periodo.

Junto a Aguilar participaron de la investigación Omar Rocha y José Rechberger. Entre las amenazas citó la prolongada sequía o falta de lluvias que soportó la región Sureste del Departamento de Potosí desde el 2000 al 2010 como efecto del cambio climático; la falta de regulación a los operadores de turismo, que a pesar de estar prohibidos ingresar a las orillas de la Laguna Colorada lo hacen junto a los visitantes; el uso del agua de uno de los afluentes de la laguna por parte de los comunarios y turistas, además de la intención de las comunidades de extraer los huevos de ésta especie, con el argumento de mantener usos y costumbres.

“Se ha visto que la población de (flamencos) altoandinos a nivel mundial se ha mantenido, no se ha incrementado, ni se ha disminuido. Estamos hablando 34 mil andinos, 120 mil individuos de la especie de james o parina chica y 300 mil flamencos chilenos o australes. Sin embargo, nos preocupa saber si existe reposición, es decir, si todos los adultos se están reproduciendo de manera habitual y sí los pequeñitos llegan a ser adultos”, afirmó al Periódico Digital del PIEB.

Aunque existe actividad minera relacionada a la explotación de la ulexita en el interior de la Reserva Eduardo Avaroa, la bióloga señaló que ésta no pone en riesgo al hábitat de los flamencos, ya que siendo la Laguna Colorada un Sitio RAMSAR categorizada por la Convención de Humedales de Importancia Internacional y ser Monumento Nacional Natural, no se permite la explotación del mineral en las áreas cercanas.

Desplazamientos de más de 1.400 Km El estudio también determinó que los flamencos utilizan todo el complejo de lagunas y humedales de la región altoandina de Chile, Perú y Argentina y Bolivia de manera consecutiva e itinerante y no utiliza una ruta específica, sino que buscan las mejores condiciones para desarrollarse.

En Chile desde 1988 y en Bolivia desde el 2002 se desarrollan programas de anillado de flamencos altoandinos (marcaje), lo que permitió a nivel regional contar con 1.321 avistamientos de flamencos anillados, de los cuales 955 fueron registrados en Bolivia, 160 en Argentina, 152 en Chile, 53 en Perú y uno en Brasil, lo cual no significa que en el país existan más flamencos, sino que los registros fueron más seguidos.

Los avistamientos de flamencos anillados en Bolivia, corresponden a 661 andinos, 259 de James y 34 australes. Estas especies también se trasladan temporalmente a humedales del lago Poopó y Uru Uru, donde no existe control sobre los animales, por no estar dentro de un área protegida. "Los movimientos más distantes que lograron cubrir los flamencos, incluso los más pequeñitos, desde Laguna Colorada hasta Mar Chiquita es de una distancia de 1.058 kilómetros en línea recta y hasta Melincue de 1.411 kilómetros, ambos humedales ubicados en tierras bajas de Argentina”, subrayó.